Pages Navigation Menu

Cómo afrontar la revolución digital en las empresas

Cómo afrontar la revolución digital en las empresas

DAVID CARVAJAL TABASCO.

Este artículo, que reproducimos por su interés, apareció originalmente en Think Big, el blog personal de su autor. Puedes leerlo en su emplazamiento original pulsando aquí.

El 90% de los datos almacenados en el mundo se ha generado en los últimos dos años y el 99% de ellos ya están digitalizados. La revolución digital del siglo XXI se acelera e impone cambios también a las empresas.

Esta revolución afecta a todas las industrias. Desde el sector salud a la banca , desde retail hasta las telcos, la transformación digital está alterando el status quo para líderes de la tecnología en todo el mundo. La comprensión de las tendencias y tecnologías necesarias para transformar las cosas y el cómo realizar esta transformación para beneficiar a los consumidores de hoy son  los elementos críticos para su éxito.

Desde mi punto de vista los acontecimientos descritos aquí son sólo el comienzo de un cambio radical en nuestra experiencia humana. De hecho, estas innovaciones no están reservadas para una sola nación o continente. Esta revolución basada en la tecnología es la  primera en llegar y el impacto de todos los rincones del planeta se produce muy rápidamente.

Cada generación cree que vive por momentos notables y cambiantes. Y eso es probablemente cierto. Pero las grandes transformaciones, más recientemente, como las de ambas revoluciones agrícola e industrial, no suceden muy a menudo. Estos cambios son un interruptor que cambia el curso del destino humano. Algunos han acuñado nuestra era como la revolución de la información. Pero el surgimiento de la era de la información ha sido meramente el precursor y un atisbo de lo que vendrá.

La verdadera revolución es la convergencia de muchas cosas. Todas revoluciones requieren algo más que unos pocos elementos para su eclosión. Históricamente han requerido una alineación única de cualidades tales como las condiciones económicas y políticas, la predisposición para el cambio, la demografía y un catalizador.

Hoy se puede observar que se produce mucho de todo esto. Por supuesto, hoy en día el catalizador es Internet. Es también la facilidad con la que muchos de nosotros ahora pueden producir innovación digital (creación de nuevo valor a través de medios electrónicos, no analógicos). Se trata también de la disponibilidad a bajo costo, las redes mundiales de comunicación ubicuas con una gran cantidad de dispositivos conectados. También resulta muy importante el almacenamiento basado en la nube de coste muy bajo. Con el almacenamiento de bajo coste se produce una fácil acumulación de grandes volúmenes de datos y cuando se combinan con el hecho de que hay tantas oportunidades para recoger los datos; nuevos usos y grandes valores de negocio pueden derivarse de ello.

Hay un nuevo orden mundial que es exclusivo de nuestro tiempo, que también está permitiendo este cambio. No menos importante la aparición de la prosperidad en muchas partes del mundo y el impresionante aumento de las naciones BRIC.
Esto significa más competencia y significa más innovación.Todas estas cosas son además convergentes para producir una significativa perturbación social y empresarial de base tecnológica.

Empresas exitosas en la Economía del Conocimiento operan en mercados muy concurridos bajo criterios probados de eficiencia y eficacia. Invierten en tecnologías de última generación para potenciar su perfil competitivo. Creen en el talento y compromiso de su gente para transformar una visión empresarial en gratificantes realidades de negocios. Desarrollan proyectos de corte innovador para cautivar una y otra vez a sus clientes, y generar bienestar, tanto individual como colectivo.

Pero es necesario tener en cuenta varios factores para poder llevar a cabo con éxito esta transformación digital. Entre ellos se puede destacar los siguientes:

  • Gestión de riesgos Digital  El riesgo, la gobernanza y el cumplimiento – tres simples palabras que suponen un peso asombroso de importante significado para cualquier negocio, en cualquier parte del mundo. Muchas empresas reconocen el reto de tener la gestión de riesgos, políticas de gobierno y de los procedimientos de cumplimiento donde hace todavía cinco años pocos hubieran previsto estos requisitos en el horizonte. A medida que nuestros mundos de BYOD, de TI, la IOT y esta sociedad siempre conectada  impregna todos los rincones del mundo, el índice de riesgo ha crecido de manera exponencial para todo tipo de empresas. Tanto es así que Gartner predice que para el año 2017, un tercio de las grandes empresas que participan en los modelos de negocio y actividades digitales tendrá un oficial de riesgo digital o un equivalente

 

  • La predisposición al cambio y la gestión del mismo La participación en la revolución digital requiere un cambio; la adquisición de nuevas habilidades y conocimientos; nuevos sistemas y procesos; nuevas asociaciones; nuevas formas de colaboración y la inversión en nuevas personas, programas y tecnologías. Cambiar a esta escala puede crear gran incertidumbre, muchas dudas y muchas otras barreras reales o percibidas.Es imprescindible disponer de una buena política de gestión de este cambio tan brutal y alinear a toda la organización en el mismo.

 

IDE-CESEM, Instituto de directivos de empresa - Revolución DigitalDavid Carvajal Tabasco es Licenciado en Derecho, Ingeniero Técnico Informático y Executive MBA por el Instituto de Directivos de Empresa (IDE-CESEM Business School).

Posee más de 15 años de experiencia laboral dentro del área tecnológica de grandes empresas y 7 años de experiencia directiva en diferentes puestos de responsabilidad y dirección de Sistemas de Información (Nuevas Tecnologías).

Ha dirigido proyectos nacionales e internacionales relacionados con Big Data, Cloud Computing,  IT Governance , e-Business, Portales de internet, CRM, ERP, Bases de datos o Calidad de Datos.

Actualmente es el Director Técnico de la empresa DEYDE Calidad de Datos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*