Pages Navigation Menu

¿Cómo será la medicina en un futuro cercano?

Rubén González Cruz

 

“Me interesa el futuro, porque en él voy a pasar el resto de mi vida”. Frase célebre del inventor e ingeniero Charles F. Kettering, que expresa con claridad la perspectiva que debemos  tener en estos momentos sobre la complicada situación coyuntural que vivimos, tanto en España como en el resto del mundo.

La situación en la que nos hallamos actualmente debe hacer que intentemos afrontar el futuro con esperanza y con ilusión, tratando de encontrar nuevas vías para el nuestro desarrollo personal y profesional.

En el ámbito sanitario muchos son los recortes que se están llevando a cabo, en busca de una mejora de la eficacia del Sistema Nacional de Salud (SNS) y de todos los agentes implicados. Esto no debe hacernos caer en el pesimismo, sino que debe incentivarnos en la búsqueda de nuevas alternativas y nuevos campos de acción, en los que poder desarrollar las actividades del sector sanitario de la manera más eficiente y adecuada para los pacientes, que no dejan de ser sus clientes finales.

Uno de los aspectos en los que el sector TIC ha estado trabajando, desde hace tiempo,  es la implantación de soluciones orientadas a la no movilidad de los pacientes a los centros sanitarios, como la Telemedicina [1]. La Telemedicina se ha situado siempre como punta de lanza, dentro de los servicios sanitarios, en el intento de estos por mejorar el servicio y minimizar los costes, de manera que se pudieran contener los gastos de sus servicios y prestaciones, con la argumentación de que el beneficio futuro de esta práctica médica se vería reflejado tanto en la cuenta de resultados del Hospital, como en la salud de los pacientes.

Estos argumentos servían para justificar los proyectos piloto que se realizaban y las  grandes inversiones que se llevaban a cabo. No obstante, en los últimos tiempos han surgido nuevos estudios que han puesto en entredicho dichos argumentos. Uno de estos informes, que cuestiona el optimismo en la telemedicina, fue publicado por el British Medical Journal [2] y de él se hace eco, en su blog, Nick Goodwin [3] (@goodwin_nick). En ese informe se sostiene que la adopción de la telemedicina no es tan sencilla como se pensaba con la experiencia de los proyectos piloto, ya que su extrapolación a proyectos más amplios no obtiene los beneficios esperados. Esto nos hace pensar que hay que andar todavía un largo camino dentro de la telemedicina, para poder implantarla y ofrecer realmente beneficios palpables para los pacientes.

Pero no solo debemos fijarnos en los procesos o formas que vendrán en un futuro dentro del sector sanitario, sino que también debemos de poner nuestra atención en los profesionales, que junto con los sistemas y los pacientes conforman los tres pilares básicos sobre los que se asentará la Sanidad del futuro.

Nuevos roles y nuevas profesiones están surgiendo de la mano de las nuevas herramientas y entornos, que aparecen en la Sanidad, en convergencia con la nueva Sociedad en Red[4] que nos rodea. Estos nuevos profesionales están orientados, sobre todo, a aunar el sector sanitario con el sector TIC.

Algunas de estas nuevas profesiones son:

  • Bioinformático: Hace referencia a los profesionales especialistas en biotecnología e informática que trabajarán en el desarrollo de tratamientos médicos. Su trabajo consiste en recoger, procesar, analizar e interpretar el significado de datos biológicos mediante la aplicación de técnicas matemáticas e informática.
  • Geomicrobiólogo: Profesionales con conocimientos en geología, ciencias ambientales y microbiología, para trabajar en la creación de microorganismos que ayuden en las técnicas médicas del futuro y en la eliminación de la polución.
  • Nanomédico: Son profesionales médicos con formación en nanotecnología, cuyo campo de acción será el desarrollo y administración de tratamientos a escala nanométrica para la curación y prevención de enfermedades.

 

Debemos tener claro que nuestro mundo está cambiando y que necesitamos preguntarnos: ¿Cómo afectan estos cambios a nuestros procesos y servicios?,  ¿Cómo puedo amoldarme a esos cambios y crecer profesionalmente?

Las respuestas a estos cambios no son fáciles de anticipar. Normalmente nos van a hacer salir de la “cómoda” situación en la que nos estábamos desenvolviendo hasta ahora y modificará, además,  el entorno que nos rodea.

No debemos tener miedo a afrontar estos nuevos retos, sino verlos como verdaderas oportunidades para poder llegar a ofrecer una mejor atención al paciente, así como nuevos caminos por los que desarrollar nuestra carrera profesional.

 

 

Ti-Rubenonzalez-foto

Artículo escrito por Rubén González Cruz

Rubén González Cruz ha desarrollado toda su trayectoria profesional en el ámbito de la sanidad y en la gestión de proyectos. Tras ejercer durante un año y medio dentro del departamento de HealthCare de Hewlett Packard (HP) realizando labores de consultoría, pasó a ejercer su actividad dentro del área de Sanidad de Red.es, donde actualmente forma parte del área de Proyectos de Sanidad.

Ingeniero de Telecomunicaciones por la Universidad de Valladolid, Máster in Business Administration; Máster en Sociedad del Conocimiento y la Información; y Curso de Experto en Dirección de Tecnologías de la Información en IDE-CESEM. Ha participado como promotor y organizador de varias ferias de empleo (FIBEST 2005 y 2006), organizadas en Valladolid por la asociación BEST y con el apoyo de la Universidad De Valladolid.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*