Pages Navigation Menu

¿Cómo podemos gestionar la presencia de hasta cuatro generaciones de empleados en una misma empresa?

¿Cómo podemos gestionar la presencia de hasta cuatro generaciones de empleados en una misma empresa?

Por primera vez hasta cuatro generaciones de trabajadores conviven dentro de una misma empresa, ¿el reto? Conseguir que empleados con formas de pensar y de hacer tan diferentes no solo convivan sino que además se entiendan

Cuando María consiguió con 24 años su primer trabajo lo primero que escuchó de boca de su jefe fue “aquí las cosas se hacen como yo diga”. Hoy tiene 34 y trabaja como directora de Comunicación de una compañía internacional, donde “las cosas se hacen, no como yo quiero, sino como quiere todo el equipo”, asegura.

En los últimos diez años el tipo de sociedad y los valores han cambiado y ello directamente también ha influido en el modo de trabajar y en las relaciones con las empresas. Por primera vez, en nuestra historia, hasta tres generaciones de trabajadores (y una que está a punto de incorporarse al mercado laboral) conviven dentro de una misma empresa o compañía. Tienen valores, maneras de pensar, objetivos y ‘status’ diferentes. El reto, según afirma, Esther Álvarez, directora de Estudios, Calidad y Carreras Profesionales en la escuela de negocios IDE-CESEM “es no solo que convivan, sino que además se entiendan” y para ello hay que conocer las características y necesidades de cada una de estas generaciones.

Mientras que los BabyBoombers (nacidos entre 1940 y 1960) buscan el relevo generacional, sus inquietudes y valores se basan en pilares como el ahorro, la estabilidad, seguridad y la familia, la Gen X (nacidos entre 1961-1980) lidera, se arriesgan más, buscan la diversidad y se encuentra en un proceso de adaptación de las nuevas tecnologías. Pero si hay una generación que nada tiene que ver con las dos anteriores son los llamados millenials (nacidos entre 1981 y 2000)  y generación Z, que buscan abrirse un hueco en el mercado laboral actual; “se caracterizan por ser emprendedores, autodidactas, han nacido en un entorno digital, son liberales y más que la estabilidad buscan un empleo que les permite compaginar su vida laboral y personal”, diferencia Álvarez.

¿Estamos preparados para asumir el reto?

Elena Masa, alumna del Master en Consultor SAP/BPC de IDE-CESEM y arquitecta en el estudio M3 arquitectos, donde trabajan hasta tres generaciones distintas, asegura que, “siempre nos hemos compaginado a la perfección porque cada uno tenemos unos puntos fuertes. Mi padre, Miguel, y yo somos más técnicos mientras que mi hermano, Miguel Ángel, tiene una tendencia más creativa y artística, por lo que todo encaja al final”. Precisamente aprovechar los puntos fuertes “es la clave para beneficiarse de las ventajas que nos brinda esta nueva situación”, asegura Álvarez.

Pero no solo han cambiado los profesionales, también lo hacen las compañías, los modelos de organización y los líderes empresariales. La tendencia actual es ir “hacía organizaciones más dinámicas y horizontales, mejor preparadas para el cambio y la volatilidad permanente, en las que predomine la diversidad, que estén más orientadas al cliente y donde aquellos llamados a liderar este cambio evolucionen del aquí mando yo al aquí sirvo yo”, afirma la directiva de IDE-CESEM.

Para hacer frente a esta nueva realidad es imprescindible la formación y preparación de los nuevos profesionales, es por ello que “desde nuestra escuela de negocios los dotamos de todas herramientas y conocimientos a través de un enfoque vivencial y una formación prácticas personalizada y basada en interiorizar experiencias, utilizados metodologías ágiles y orientadas a resultados para que puedan desarrollar su capacidad crítica, innovadora y creativa”, concluye Álvarez.

 

 

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Síguenos en:RSSTwitterFacebookLinkedinYoutubeFlickrDelicious