Pages Navigation Menu

De la ignorancia al conocimiento en cuatro etapas

De la ignorancia al conocimiento en cuatro etapas

RUT BALLESTEROS.

Generalmente, el acto de cursar una capacitación surge cuando cada uno reconoce una carencia en sus conocimientos o habilidades. Es entonces cuando sucede el acto consciente de saber que “uno no sabe”. Como dijo un gran filósofo que sí sabía, ahí reside el principio de la sabiduría del individuo. Porque es a partir de la consciencia de esta ignorancia que somos capaces de aprender.

En mi vida, practico esta saludable declaración básica de ignorancia frecuentemente, a diario, diría yo. Porque gracias al reconocimiento de mi ignorancia disfruto del placer de aprender. De aprender aquello que ya sé que quiero saber, y de aquello que ni siquiera sé que quiero saber pero que, definitivamente, necesito incorporar a mi conocimiento para asegurar la excelencia e impecabilidad de mi desempeño.

Si entendemos que un proceso de aprendizaje completo está formado por cuatro etapas como se explican a continuación, podemos identificar las claves que, en mi opinión, son fundamentales para elegir y luego evaluar, la eficacia de una capacitación, así como la calidad de una escuela.

  • Etapa de la ignorancia inconsciente: es la etapa en la que no sabemos que hay cosas que no sabemos. En esta etapa es en la que no somos conscientes de aquello que no sabemos. Sucede cuando manifestamos que queremos desempeñar una determinada función o tarea y ni siquiera sabemos qué debemos estudiar y aprender para conseguirlo.
  • Etapa de la ignorancia consciente: es la etapa en la que sabemos que hay cosas que no sabemos y queremos aprenderlas. Somos conscientes de nuestra ignorancia y queremos superarla a través de la formación. Sucede cuando manifestamos que queremos desempeñar una determinada función o tarea y que para ello, necesitamos adquirir nuevas competencias y habilidades.
  • Etapa del conocimiento consciente: es la etapa en la que se aprende lo que uno no sabía, de tal forma que se comienza a ser capaz de desempeñar una nueva función o tarea de forma repetitiva, autónoma o con supervisión, pero además, de forma consciente. Un ejemplo representativo de esta etapa es la forma en la que somos capaces de conducir los primeros meses tras sacarnos el carnet o licencia para ello. Sabemos y podemos conducir, pero el desempeño de esta capacidad demanda toda nuestra atención.
  • Etapa del conocimiento inconsciente o incorporado: es la etapa donde uno aprende lo que no sabía, de tal forma que es capaz de desempeñar la nueva función o tarea de forma autónoma, repetitiva, sin supervisión y prácticamente sin una atención consciente de nuestros sentidos. Siguiendo con el ejemplo de la adquisición de la capacidad de conducir, esta etapa se manifiesta cuando somos capaces de conducir tras un año de práctica, por ejemplo, de forma automática.

Durante la etapa de la ignorancia consciente es cuando surge el impulso de búsqueda y selección de los mejores programas, contenidos y profesores. En definitiva, de la búsqueda de las mejores escuelas de formación. Y esta búsqueda está condicionada por aquello que conscientemente sabemos que no sabemos y que queremos aprender. Sin embargo, es importante tener presente que hay fundamentos del conocimiento que desconocemos, pero que son básicos para recorrer de forma completa el camino del aprendizaje. Tener presente este hecho mejora el proceso de búsqueda y selección de cualquier programa de capacitación o escuela.

Particularmente, si tuviera que hacer un ranking de las formaciones recibidas en función del impacto que tuvieron en mi desempeño tanto personal como profesional, sin duda establecería como criterio de ordenamiento en qué medida la formación recibida cubrió el proceso de aprendizaje de forma completa y global. Así, las primeras posiciones del ranking las ocuparían las acciones formativas que me facilitaron el aprendizaje de competencias y habilidades de las que era conscientemente ignorante, pero también, de las que era inconscientemente ignorante. Ya que, en base a mi experiencia,mi desempeño posterior dependió de la adquisición de aquello que “sabía que no sabía”, pero además, de aquello “que no sabía, que no sabía” y me enseñaron.

Creo que una buena escuela es aquella que diseña e imparte sus programas satisfaciendo las inquietudes y expectativas conocidas de sus alumnos. Pero además, entregando las habilidades y los conocimientos que exceden dichas inquietudes y expectativas, pero que el mercado o el propio desempeño requieren.

Adicionalmente, valoro también muy positivamente la formación recibida que fue capaz de elevar mi conocimiento de la etapa del conocimiento consciente, al conocimiento inconsciente o incorporado. Porque fue esta formación la que hizo capaz que mi teoría del conocimiento se transformara en práctica del conocimiento.

Por todo lo anterior, considero que las escuelas y sus direcciones académicas deben ir más allá de la ignorancia conocida por el alumno, incorporando en sus programaciones aquellas expectativas e inquietudes del mercado y cada uno de sus sectores.

Como docente de escuelas, universidades, fundaciones y grandes cuentas, es en esta línea de actuación es en la que me empleo sin reservas y con pasión. Entregando al alumno durante la capacitación aquel conocimiento que quiere saber, y aquel otro que, aunque no sepa que quiere saberlo, lo va a necesitar para desplegar con éxito la teoría del aula a la práctica de la empresa.

IDE-CESEM, Instituto de directivos de empresa - ConocimientoRut Ballesteros

Licenciada en Ciencias Ambientales, completa su formación técnica y de empresa con los reconocimientos de Máster en Dirección y Administración de Empresa, Máster en Prevención de Riesgos Laborales.

Auditora de Calidad, Seguridad y Salud en el Trabajo cualificada por las principales entidades certificadoras del mundo. Auditora de Sistema de Gestión de Responsabilidad social cualificada por SAI para SA 8000, y por FOR ETI CA para SGE21. Elabora Memorias de Responsabilidad Social según titulación oficial de GRI y es experta en gestión de grupos de interés. Coach Empresarial y Personal certificada por Newfield Consulting, y Experta en Técnicas Avanzadas de Coaching a través del cuerpo y el movimiento certificada por Newfield Network. Practitioner en Programación.

En la actualidad es Socia-Directora liderando la coordinación general de los servicios de CAVALA Gabinete de Asesoría Empresarial en España y de MG CAVALA en Perú

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*