Pages Navigation Menu

Emprender para vivir en la abundancia o seguir en la escasez

JUAN CARLOS RODRÍGUEZ

Profesor de IDE-CESEM Business School Madrid

La generación que nació en la democracia dicen que está en riesgo de perderse, de no haber conseguido sacar su auténtico talento porque han vivido en una irrealidad que les ha enturbiado la vista, las expectativas y su futuro debido a la burbuja inmobiliaria. Hemos empeñado su futuro porque nos lo hemos comido antes de que haya llegado. Estamos viviendo la gran crisis de los últimos 70 años.

Los jóvenes han estado esperando una oportunidad que lejos de aparecer se desvanece por algún tiempo más. Todos esperamos un cambio que permita tomar nuevas decisiones, distintas a las habituales, definitivamente contrarias si cabe a las que ya se tomaron en el pasado.

Hoy más que nunca nuestro sistema financiero está apunto de derrumbarse aunque estén tratando de mostrar al mundo que lo están sujetando. Lo cierto es que cuando el neumático de una bicicleta se ha pinchado y arreglado más de 400 veces  apenas queda espacio para un nuevo parche más, pues bien, esto es lo que está ocurriendo con nuestra economía.

Bernard Lietaer, estudioso del sistema financiero, ex goberna­dor del Banco Central Belga y uno de los impulsores del ECU, ha registrado más de 425 crisis sistémicas en el mundo desde el año 1970, 145 crisis bancarias, 208 monetarias y 75 de deuda soberana.

Ahora bien, ya sabemos quiénes son los máximos culpables de la situación financiera que estamos viviendo: banqueros, brokers, financieros y políticos, pero eso no nos exime de responsabilizarnos de la solución. Por cierto, ¿sabías que el 85% de las empresas que operan en la Bolsa son propiedad de apenas 30 familias y que el 5% de las personas viven para cumplir su sueño, mientras el 95% restante trabajan para que otros los alcancen?

La verdadera oportunidad de nuestra sociedad en pleno siglo XXI no reside en competir por los escasos recursos materiales, sino por compartir los abundantes recursos de conocimiento, talento y sabiduría que hemos adquirido durante el siglo XX, para utilizarlo en aportar soluciones de emprendimiento empresarial y social, totalmente distintas a las que hemos tenido hasta hoy.

Nunca ha habido tantas oportunidades como estamos teniendo hoy en día, nunca ha habido tanta abundancia en conocimiento y preparación como tenemos hoy en día y nunca hemos tenido tanta facilidad para comunicarnos y crear riqueza como hoy. Sin embargo, tenemos la sensación de que los recursos son escasos, de que lo bueno se acaba, se agota y se esfuma de nuestras manos.

Lógicamente queremos conservar los recursos materiales que hemos disfrutado durante el siglo XX, pero cada día sere­mos más los que compitamos por ellos y menos los recursos disponibles para repartir. En este momento ya vivimos más de 7.000 millones de personas y los recursos fósiles se están agotando aunque también se están creando nuevos recursos energéticos.

Vivir en la abundancia es vivir en el escenario en el que yo controlo mis resultados, mi cuenta bancaria, mis ventas, mi futuro, mi vida. Vivir en la abundancia significa que a pesar de las circunstancias, yo soy la oportunidad, soy el éxito, soy el que influye en el entorno y no permito que este me infecte a mí.

Vivir en la abundancia signi­fica abrirse a nuevas opor­tunidades, dejarse fluir por ellas y compartir el cono­cimiento con aquellos que realmente quieren algo similar a lo que yo quiero, para dele­gar lo que a mí no me gusta y a otros entusiasma, para poder crecer.

Vivir en la abundancia por tanto es una elección personal ya que vivir en la escasez es lo que te han inculcado y eso no es por que sí, sino por que hay una maquinaria, “los merca­dos”, que trata de aplastar tu libertad para que no pienses y te adaptes a las reglas del juego.


foto_pollo
JUAN CARLOS RODRÍGUEZ

Juan Carlos Rodríguez formador y profesor de programas de desarrollo de habilidades directivas, políticas de motivación, seminarios de venta y negociación en escuelas de negocios como IDE-CESEM.

Tras varios años de experiencia dentro del área comercial, donde desempeñó funciones de jefe de ventas y director comercial para diferentes multinacionales europeas y japonesas (Carlo Gavazzi, Matsushita Electric Works España, Panasonic o Farnell Inone), decidió cambiar de aires y fundar su propia empresa, Avanzacoach.

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*