Pages Navigation Menu

¿Felicidad en la empresa?

¿Felicidad en la empresa?

ESMERALDA BLANCO.

Si en algún apartado del famoso libro “El Secreto” se mencionan las energías positivas como atracción de nuevas y numerosas situaciones beneficiosas y se avalan con ejemplos fehacientes, ¿por qué no ponerlas en práctica aún cuando los resultados de la empresa no alcancen a ser los mejores?

En primer lugar, en las actuales circunstancias críticas de la economía del país y consecuentemente de las empresas, se hace preciso expresar con valentía que la actitud es más importante que la aptitud, sin obviar esta segunda. O como bien decía Einstein “La imaginación es más importante que el conocimiento”. De ahí que con nuestros gestos y comportamiento podamos transmitir y recibir positivismo y generar un ambiente de trabajo creativo y resolutivo que tiene posibilidad de extenderse al resto del público interno, así como a los públicos externos (clientes –actuales y potenciales-, proveedores, prensa, etc.).

La sonrisa, los gestos de apertura y el tono de voz “desengolado” y alegre animan al interlocutor a actuar con buena predisposición hacia nosotros. Esa postura facilita la apertura y ampliación de la red de contactos personales y empresariales que pueden revertir en pingües beneficios para la empresa. No hay que olvidar que, sociológicamente, nos necesitamos los unos a los otros, somos seres sociales y cuantos más contactos procuremos mayores beneficios obtendremos.

Dejando a un lado el efecto multiplicador de Internet y centrándonos en el individuo socializador –no abatido o sujeto a disfunción anímica- que trabaja con un equipo de personas,  se ve abocado a  revestirse de una serie de elementos/conocimientos que le ayuden a mantener un talante positivo. Nos referimos a los que “descontaminan” el ambiente de trabajo. Y es que no solo atañen a los miembros del equipo en sí, sino también a las cosas que les rodean. De ahí que las formas y colores de los espacios deben proporcionar estabilidad, equilibrio, paz… lejos de introducir irritabilidad o posibles confrontaciones.

En cuanto a los colores, los tonos azules en su gama más clara conducen a la paz  y en más oscuro a la disciplina; los verdes, al equilibrio. El amarillo es el color que excita el sistema nervioso, por eso en un tono suave – y sólo así- puede resultar útil para estimular la mente hacia la concentración y negociación o estimular la palabra. El rojo anima, da fuerza, pero ha de emplearse por un corto espacio de tiempo y en pequeñas cantidades para evitar provocación o cólera. Por su parte el negro, aún dando un toque elegante, es fúnebre y encamina a la confusión y tristeza, de ahí que se deba utilizar en puntos concretos al lado de otro u otros colores. El blanco, tan minimalista, transcurrido un tiempo de permanencia en él, conduce a la sensación de frío. El morado, desde el lila hasta el nazareno, es místico y espiritual y potencia la reflexión más profunda y prolongada, por lo que, quizás, en el mundo corporativo se contrapone con el dinamismo de resolución de problemas, situaciones o negocios. Otro de los colores es el marrón, color de la tierra y sinónimo de convencionalismo que provoca resistencia al cambio. Y, por último, el gris, por su parte, aísla en la cerrazón, bloqueo y terquedad.

También los olores juegan un gran papel en la consecución de un buen ambiente de trabajo. Compensa que sean cuidados con delicadeza o potenciados atendiendo al estado de ánimo o impulso que se quiera provocar. El aroma de la lavanda tranquiliza y armoniza, el aroma de cítrico alegra y la mezcla de flores con algo de sándalo, seduce; si bien los propios de alimentos recién cocinados incitan al consumo.

La música, por su parte, en ningún caso debe ser desestimada. Es el elemento más sensibilizador de todos y el que “amansa las fieras”, de ahí que deba seleccionarse con el fin de alegrar la mente, estimular la actividad y crear la armonía entre los que bajo sus acordes trabajan.

Pero, sin lugar a dudas, lo que más contribuye a una sensación agradable en el trabajo es la relación y trato entre los miembros integrantes de la empresa así como la de éstos con las personas que visitan la empresa o que van a entrevistar fuera. Sus gestos de apertura proporcionan el acercamiento y la confianza. Hay personas que, de forma innata, provocan esa sensación por tener un interior apaciguado y dichoso, logrando incluso que los demás las soliciten, las prefieran a otros y deseen mantener las relaciones comerciales con ellas. Sin embargo, aún siendo éstos privilegiados, existe la posibilidad de que los demás, tras un profundo aprendizaje del valor y significado de los gestos, puedan alcanzar resultados de la misma calidad. En ese pormenorizado estudio, no se deja al libre albedrío ninguna de las partes del cuerpo y se estructura el análisis de cada uno de los gestos según pertenezcan a la cara, los brazos, las manos, el cuerpo, las piernas y los pies, si bien su interpretación nunca debe concebirse aislada sino en su conjunto y dentro del contexto en el que se está desenvolviendo la relación. Nos estamos refiriendo al estudio y aplicación del “no verbalismo”.

Y, aunque la química, positiva o no – siendo recíproca- no siempre se da entre dos personas que comparten horario laboral, la solidaridad y el respeto mutuo supondrán el esfuerzo más relevante para una convivencia que no enrarezca el ambiente. Esfuerzo que tiene como compensación la celebración compartida del éxito y una vida útil, llena y digna.

En conclusión, la dicha en el trabajo no es cosa de uno – “el privilegiado” – sino de todos sus integrantes mejor o peor predispuestos por situación o personalidad, pero de todos. Así y únicamente así, es posible la felicidad en el trabajo.

Esmeralda Blanco

IDE-CESEM, Instituto de directivos de empresa - Esmeralda BlancoGrado en Periodismo y Doctoranda en la misma disciplina por la UCM. Experta en Protocolo Empresarial y Oficial, fue Jefa de Protocolo de la Embajada de Venezuela en España.

Docente consagrada en universidades y escuelas de negocios, escritora y organizadora de cursos en materia de Protocolo, Comunicación e Imagen. Asesora de imagen pública de personas VIPs. Tiene su propia consultora y administra PRESBLA N SL.

Durante un año ha sido colaboradora del programa de radio “Edición Limitada” de Gestiona Radio España en esta materia. Fue Directora General de la Escuela de Comunicación y Empresa E.B.

Como Graduado Social es especialista en Derecho Laboral, además de postgrado en “Relaciones Públicas como Gestión en la Comunicación de la Empresa” por la UNED y estudios de Protocolo por la Cámara de Comercio de Madrid.

Máster en Investigación en Periodismo: Discurso y Comunicación, por la UCM.

Socia Fundadora del “Club de Protocolo, Cultura y Networking, Internacional”.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*