Pages Navigation Menu

¿Cómo debe ser la estructura de empresa en el proceso de transformación digital?

¿Cómo debe ser la estructura de empresa en el proceso de transformación digital?

A estas alturas, y llegando a esta cuarta entrega de La Ventana Digital, debemos tener clara la estrategia a seguir para llevar a cabo la transformación digital de nuestra empresa. Ahora toca ponerse manos a la obra y empezar la “casa por el tejado”, siempre.

¿Cómo pasamos a la acción? En primer lugar, debemos analizar la cultura empresarial de nuestra compañía. Debemos tener una cultura empresarial que cumpla con los siguientes requisitos:

  1. Organización con espíritu innovador
  2. Valiente ante el cambio: que no tema a los nuevos retos
  3. Con mentalidad de equipo y disciplinada

Esta tres características son imprescindibles para entender que la transformación digital es un camino que emprendemos todos juntos. Un camino de equipo.

Una vez que tenemos claro los principios que deben regir nuestra cultura empresarial, debemos diseñar una estructura de empresa que sea capaz de acoger y sostener nuestras nuevas ideas. Ten en cuenta que será necesario hacer reformas dentro de la estructura original y habrá que analizarlas y valorar cuanto suponen y cómo podemos llevarlas a cabo.

Sobre esa estructura montaremos la organización buscando lo mejor para empresa en cuanto a distribución de funciones, responsabilidades, relaciones y órganos de decisión. Y sin quererlo, debemos pasar a uno de los puntos más difíciles: pensar en los perfiles adecuados para cada una de estas funciones, pensar en quiénes son las personas idóneas para su desempeño.

La cultura empresarial, la estructura y la organización deben estar alineadas y ser acordes con la estrategia que hemos diseñado con anterioridad. Debemos cumplir con los objetivos marcados. Todo ello es una línea continua de conexiones que no puede romperse, para no caer en incoherencias, en contradicciones y no llevar a la locura colectiva a la organización en su conjunto, aunque haya personas que, como siempre, “a río revuelto ganancia de pescadores”.

Y ahora sí que sí, empezamos a GESTIONAR, teniendo en cuenta las personas que hemos elegido, nuestros recursos, nuestros planes de acción y nuestro análisis de resultados para, si no coinciden con la esperado, volver a definir los objetivos, planificar nuevamente los recursos y volver a redirigir a las personas.  Se trata de un círculo cerrado. También hemos de gestionar todas las áreas que hemos definido en nuestra estructura y en la organización, no olvidemos que estamos en una pura gestión del cambio y ésta debe abarcar todo el proceso.

La sociedad ha cambiado y nuestro modelo de pensamiento se debe adaptar a estos cambios. Ahora contamos con el favor de la tecnología, así que pensemos en cómo podemos aplicarla para mejorar nuestra forma de hacer las cosas y cómo podemos utilizarla para abrir nuevas oportunidades.

Una última cosa, además de trabajar en este proceso de cambio cultural, mental, organizativo y de procesos, también debemos seguir manteniendo y trabajando en nuestros ISO 9000, la ISO 14000, la LOPD, nuestra aportación a la huella de carbono, la ISO 22301, nuestro DRP, la ISO 26000, la RSC, el apoyar al pacto mundial, nuestro código de conducta y ética empresarial, la ISO 45001, la ISO 18001, el ser una empresa saludable y también familiarmente responsable, la ISI 50001 y ahora, tenemos que prepararnos para obtener la ISO 37001.

Llegados a este punto seguimos defendiendo el mensaje que intentamos transmitir cuando iniciamos este apasionante proyecto de La Ventana Digital:

Renovarnos SÍ morir en el intento NO

Toca poner todo en marcha haciendo un esfuerzo para no caer en la depresión, por ese exceso de pasado.

Artículo original de Bienvenido Martínez y el Departamento de Comunicación de la Escuela de Negocios IDE-CESEM.

 

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*