Pages Navigation Menu

¿Las profesiones del futuro? Las nuevas o inexistentes

¿Las profesiones del futuro? Las nuevas o inexistentes

David Alberto Rueda Cartuche

Claro que hay trabajo. En muchas partes. De hecho, existe déficit de profesionales en muchas áreas. Los que estén atentos liderarán el cambio. También acapararán el reconocimiento. Los que estén atentos, claro. Los de siempre.
Pero no buscando trabajo de administrativo, contable, camarero, atención al cliente, médico, abogado, logística, banca, recursos humanos, calidad… No, no. Eso va a estar difícil. Francamente difícil.
Podrán seguir disputando puestos generalistas los buenos comerciales, los buenos informáticos y los buenos “telecos”. El resto, crudo.
¿Entonces?
La especialización. O casi mejor la hiperespecialización. Acertar en aquellos puestos que despuntarán en breve o que están creciendo ahora exponencialmente. Y apostar por formarse decididamente. Debemos convertirnos en algo valioso y raro, como el diamante.
Atendiendo al estudio de Infoempleo y KSchool las apuestas ganadoras son Internet y las nuevas redes sociales. Pero esto ya te debe sonar, ¿no? Eso espero. Destacan puestos como estos:
En un plan más técnico:
– Experto en analítica web. ¡Ojo! Suelen ser matemáticos, estadísticos o ingenieros. ¿Te suena? Ahora sí, ¿verdad? Miden e interpretan las acciones y audiencia para maximizar el rendimiento del negocio en la web.
– Arquitecto de la información y diseñadores web. Los dos trabajarán para que los portales sean mucho más que accesibles. El primero vela más por la estructura. Los diseñadores suelen, además, tener en cuenta la estética y aportar conocimientos en html, java script e infografías (hoy tan de moda).
– Experto en usabilidad. Si lo anterior se te queda corto, recurre a un especialista que empatice y respire como el cliente. Adaptando la web a lo que el cliente busca y quiere haciéndole la navegación algo tan fácil como un masaje.
– Editor de contenidos. Un periodista ágil, ocurrente, inteligente y conocedor al dedillo del mundo 2.0.
– Técnico de soporte. ¡Claro! Alguien tendrá que mantener este ritmo creciente de equipos, servidores, incidencias, instalación de programas o aplicaciones, etc.
– Especialista SEM y SEO. A caballo entre el ámbito técnico y de gestión. Ultraespecialistas en empatizar con el robot de Google. Dominadores absolutos del mundo “motores de búsqueda”. Como conocéis el SEO está enfocado en posicionar de forma gratuita tus contenidos en los buscadores. El SEM consiste en el atajo de posicionarte a base de talonario.
– Eliminador de rastros en la red. Habrá situaciones que nos superen. Como a los famosos. Y alguien tendrá que perseguir, encontrar y eliminar rastros falsos o simplemente indeseables. Y no será fácil.
Desde un punto de vista más de gestión o comercial:
– Responsable de e-commerce. Traduzcamos, el responsable de ventas de toda la vida pero digital. Captará y atraerá clientes a tu tienda online.
– Responsable de marketing de afiliación. Hablando en plata, el intermediario. Media, a cambio de jugosas cantidades, entre anunciantes y empresas. Normalmente en una categoría de publicidad determinada.
– Director de marketing online. Por supuesto tiene que dominar todo lo que un director de marketing al uso: investigación y mercados, posicionamiento, segmentación, planificación de campañas tradicionales y un digno control de mandos. Se da por supuesto. Además debe estar no ya familiarizado sino familiarizadísimo con el mundo 2.0. No hay respiro.
– Community manager. O la nueva atención al cliente en el siglo XXI. Responsable de la comunicación en nombre de la empresa a través de las múltiples redes sociales. Aquel que alienta conversaciones con la clientela, debates, generación de comunidades… Deberá tener la sangre fría de los controladores aéreos (pero sin su sueldo) al estar expuesto a comentarios maleducados.
– Abogado especialista en Internet. Internet es tan novísimo que está plagado de vacíos legales. Dominios, protección de datos, firma digital, gestión y protección de contenidos… Más nos vale movernos dentro del entorno legal y defendernos de los usurpadores.
Pero no todo el futuro es digital. Menos mal. Lo ecológico, lo relativo a la salud, ocio, agricultura… también cuentan. Analicemos algunas profesiones con futuro basándonos en estudios de la consultora británica Fast Future y de las Universidades de Oxford y Barcelona.

Revista Innovatia 40

¿Hablamos de ecología y energías alternativas?
– Policía de la modificación del clima. Con el objetivo, por ejemplo, de forzar a que llueva con yoduro de plata. Obviamente estas acciones pueden tener efectos colaterales dramáticos. Por ello existirá esta figura entre otras cosas para normalizar los procesos y para contrarrestar a los posibles delincuentes climáticos.
– Desarrollador de vehículos alternativos. En Suecia, por poner un ejemplo europeo, han acordado prohibir los coches impulsados por gasolina a partir del año 2030. Se necesitarán verdaderos expertos en la explotación de nuevos combustibles como el biodiesel, el hidrógeno y el etanol, entre otros. Sin olvidar que también será posible la autopilotación de algunos automóviles.

Y qué decir de la salud:
– Cirujano para incrementar la memoria humana. Hablamos de técnicos implantadores nada más y nada menos que de chips de memoria extra en nuestros cerebros. ¿Alguien se apunta voluntario? No serán cirujanos corrientes. Adquirirán la suficiente presteza como para proteger a sus pacientes de antivirus que deseen atentar contra los chips de sus pacientes.
– Experto en cuidado de ancianos. La población, fundamentalmente occidental, está afortunadamente condenada a una esperanza de vida cada vez mayor.
– Bioinformático. Desarrollará tratamientos médicos pero con base en informática y biotecnología. Manipulación genética para curar enfermedades, vacunas más seguras y nuevos fármacos.
Nanomédico. Doctores en nanotecnología (materia a escala diminuta al nivel del átomo). Aplicaciones futuras en monitorización de la salud, alimentos transgénicos, diagnóstico de enfermedades, detección y control de plagas…
El ocio también disfrutará de su parcela. Hoy ya experimenta un crecimiento sin precedentes. Entre otros oficios con proyección:
– Diseñador de videojuegos. Sin comentarios. Una de las industrias vivas más onerosas del planeta.
– Holografista. Profesionales que crearán animaciones mediante la holografía. Cercano al espectáculo. El láser permitirá vivir la existencia de escenarios en tres dimensiones.

La agricultura, por descontado, se encuentra lejos de pasar a la historia.
– Tecnoagricultor. Expertos en manejo de equipos de riego con inteligencia. También en la utilización de robots de sembrado y tratamientos químicos. Analistas de infinidad de datos que impacten en el éxito de la cosecha.
– Productor de alimentos orgánicos. Agricultor y seguramente empresario que gestionará con la misma facilidad técnicas comerciales y técnicas genéticas.
– Acuicultor. Profesionales que criarán y/o cultivarán infinidad de especies animales y vegetales pero en escenarios sumergidos. Necesariamente expertos en biología tanto genética como marina.

Todos estos puestos, aunque parezcan numerosos, son solo una muestra. Echando un vistazo a lo que llevamos de artículo, y con el objeto de resumir, la conclusión me lleva al inicio. Esto es, al título. Si estás pensando en una profesión con FUTURO en mayúsculas, no podrás acudir a las habituales. Como se atribuye a Einstein “Si quieres conseguir nuevos resultados, deja de hacer las mismas cosas”. Tu habilidad consistirá en elegir una de las dos siguientes vías. O bien ser ágil en extremo y formarte a la velocidad del rayo en las profesiones ya incipientes. O bien tener la capacidad visionaria de intuir las profesiones, no existentes hoy, que despuntarán a corto plazo. Con el objeto de ir formándote en áreas muy parecidas y estrechas.

Todo lo relatado no lo considero una mala noticia. Es simplemente hora de inspirar. De captar aire. Situarnos en la parrilla de salida. Fijarnos una meta. Y apostar intensamente por el futuro. ¡Vamos a por ello!

Revista Innovatia 40David Alberto Rueda Cartuche es licenciado en Administración de Empresas por la Universidad de Sevilla y Master en Dirección Comercial y Marketing por IDE-CESEM. David Rueda trabaja desde 2007 como Customer Lifecycle Manager en el dpto. de Marketing de CAM-General Electric innovando en estrategias personalizadas según la segmentación de clientes y la fase del ciclo de vida. También es profesor de Master en Marketing Relacional y CRM en la Universidad de Alicante. Anteriormente ocupó los cargos de Campaign Product Manager y Responsable de Fidelización dentro del grupo Carrefour. En sus inicios, también en la enseña francesa, dirigió una plantilla de más de cincuenta personas como Gerente de establecimiento y fue Controller Operacional formando a la red de ventas en gestión. A destacar, su voluntariado como consultor de Merchandising en Camari (comercio justo en Ecuador).

No Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¿Las profesiones del futuro? Las nuevas ... - […] Claro que hay trabajo. Incluso hay déficit de profesionales en muchas áreas. En el futuro los que estén atentos…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*