Pages Navigation Menu

Una lección de competencia leal y responsable

El 19 de mayo de 2006 la ex secretaria del director de marca global de Coca Cola en Atlanta (Joya Williams) y otros dos individuos (Ibrahim Dimson y Edmund Duhaney) se ponen en contacto por carta con un alto ejecutivo de Pepsi haciéndose pasar por otro alto ejecutivo de Coca-Cola y le ofrecen información confidencial detallada sobre la fórmula de “la bebida más refrescante del mercado”, uno de los secretos mejor guardados por Coca-Cola.

Lo anecdótico a la par que curioso de la historia y la razón por la que desde IDE-CESEM destacamos este caso, es por ser un ejemplo de ética empresarial y  es por la impecable actuación de los ejecutivos de Pepsi, quienes inmediatamente se pusieron en contacto con su principal competidor para informarle sobre las pretensiones de esta red de espionaje industrial y le facilitaron una copia con el contenido de la carta. Mark Dollins, portavoz de Pepsi, comentaba en su día que hicieron “lo que cualquier empresa responsable habría hecho”.

  El fiscal David Nahmais fue tajante y afirmó que el Gobierno de EE.UU. “nunca va a tolerar el robo de secretos industriales”. La anécdota se saldó con una condena de diez años de prisión para los tres imputados y con una revisión de la política interna de protección de información de Coca-Cola, ordenada por el presidente ejecutivo de la marca (Neville Isdell) y el agradecimiento público mostrado por Coca-Cola a su competidor por su buen comportamiento

Dpto. de Comunicación de IDE-CESEM Business School.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*