formacion

Uno de los mayores desafíos presentes en el ámbito académico es la retención de la información que se obtiene durante un programa de estudio. Muchas veces, por más que nos esforcemos en la lectura de un tema, los datos no permanecen en nuestro cerebro durante el tiempo necesario para poder ser aprovechados de manera eficaz. Para solventar este problema, existe el cada vez más conocido, Método del Caso.

A veces, es muy común que los resultados de toda una noche de estudios no sobrevivan hasta el siguiente día. Por esta razón, encontrar una forma de obtener un aprendizaje significativo, es una prioridad para muchas personas. Además, al enfrentarnos al mundo laboral, esta pérdida de información valiosa puede pasarnos factura cuando nos damos cuenta de que realmente no hemos tenido un verdadero aprendizaje, a pesar de todo el tiempo que dedicamos al estudio.

Asimismo, el hecho de no contar con las habilidades necesarias para un adecuado desarrollo laboral, se genera una situación que puede llevar a graves consecuencias y frustraciones, tanto para el empleado como para la empresa. Esta situación es bastante frecuente debido a algunos métodos de estudio que no fomentan el aprendizaje duradero y significativo.  Vamos a conocer un poco más sobre el origen de este método de estudio cada vez más presente en programas de formación de alta dirección.

¿Cuál es el origen del Método del Caso?

Los orígenes del método del caso se remontan a la época de 1914, en la Escuela de Derecho de la Universidad de Harvard. Fue desarrollado con la finalidad de que los estudiantes aprendieran leyes mediante la experimentación de situaciones de la vida real en lugar del estudio literal de libros de texto que podían hacer menos atractivo el proceso de enseñanza-aprendizaje.  Se trataba de fomentar el desarrollo de capacidad de análisis a través de diferentes situaciones o casos de estudio.

Con el paso del tiempo y después de evidenciar el potencial y eficacia que que este métido ofrecía, se fue formalizando hasta establecerse como una estructura definitiva, llegando a extenderse como una técnica y metodología contrastada hacia otras áreas del conocimiento y en diferentes programas de formación. En esa misma línea, se popularizó como un método efectivo en otras instituciones educativas del ámbito público teniendo, sin lugar a dudas, con mayor presencia en Universidades y Escuelas de Negocios enfocadas en programas de gestión y dirección empresarial. La incoporación de este método como parte del sistema de aprendizaje favorecía el cumplimiento de objetivos y excelentes resultados alcanzados en cuanto a niveles de calidad y satisfacción por parte del equipo docente y estudiantil.

La experiencia y éxito en su aplicación han demostrado, la importancia que tiene el estudio a través del Método Caso. Esta metodología de aprendizaje es utilizada, en la actualidad en los más prestigiosos programas Máster MBA o Máster en Dirección de Empresas, principalmente por su eficacia en conseguir que los alumnos potencien habilidades de tipo analíticas, de proposición y toma de decisiones de gran valor en diferentes escenarios que se presentan en el mundo empresarial.

A continuación, se amplía un poco más las principales características de esta metodología transversal que garantiza un aprendizaje útil y práctico en un programa MBA.

El Método del Caso en un MBA

El método del caso es el estudio de una situación concreta para poner en práctica, aprender o mejorar en un campo del conocimiento. Actualmente,  esta metodología es aceptada como una de las más efectivas del sistema educativo, debido a que ha demostrado tener un impacto significativo en el aprendizaje de los que lo aplican, en comparación con otras formas de estudio tradicional con limitadas posiblidades de acercamiento a la realidad de una empresa.

A través de este método de aprendizaje, los alumnos tienen la oportunidad de enfrentarse a casos del mundo real para analizarlos, plantear diferentes alternativas de solución y discutirlas en equipo, permitiendo que pongan en práctica toda la teoría aprendida y evaluar las distintas  situaciones que puedan presentarse, por ejemplo, en las áreas funciones de su entorno laboral.

Las recomendaciones para trabajar el método del caso en un MBA  son participar y basar el debate en la búsqueda de respuestas no sólo al «cómo» sino también al «por qué». El método del caso beneficia a los estudiantes en la adquisición y desarrollo de habilidades de pensamiento crítico y habilidades de comunicación. Además, al ser un sistema de aprendizaje basado en la solución de problemas, los estudiantes adquieren la confianza y solvencia necesarias para encontrar soluciones y ofrecer la posibilidad de ver múltiples perspectivas.  En definitiva, se trata de que esta metodología de aprendizaje permita al alumno ejercer el rol de un directivo en todo el proceso de análisis de un caso de estudio.

Otros beneficios asociados al aprendizaje mediante el método del caso es que los alumnos se entrenan en la toma de decisiones, aprenden a asumir riesgos, promueven la retención a largo plazo e imitan situaciones del mundo real en el que las decisiones no son correctas e incorrectas, sino que en la mayoría de los casos son relativas y responden a escenarios caracterizados por la incertidumbre.

En resumen, el Método del Caso para un MBA es una de las metodologías de enseñanza más efectivas para lograr que el estudiante se familiarice de forma integral con una o más áreas del conocimiento. Todo ello, es posible por medio de vivencias de diferentes experiencias que convertirán el conocimiento en una herramienta importante y principal activo de diferenciación frente a otros similares. Se trata de una experiencia distinta de aprendizaje, con elevado componente de motivación, en ambientes marcados por el trabajo en equipo y la colaboración permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.