Aprendemos que lo importante es el cliente, que tenemos que centrarnos en el cliente y que la prioridad es el cliente.

Pero a veces, cuando emprendemos, en algunos negocios no facturamos, estamos construyendo una presencia de marca o estamos captando cuotas de mercado sin facturar.

Es importante darse cuenta de quién es tu cliente en ese momento, porque tu cliente es tu inversor, no es tu usuario, no es el cliente al que finalmente te diriges.

También tienes que tratar muy bien de gestionar y cuidar mucho a ese pseudo cliente que es el inversor que luego te mantendrá luchando por las cuotas de mercado en ese sector.

Y si descuidas ese aspecto tan importante y estás en un mercado en el que no tienes más remedio que hacerlo, vas a tener muchas dificultades porque si otros lo hacen, evidentemente vas a sufrir las consecuencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.