Pages Navigation Menu

¿Qué ventaja supone una buena gestión logística?

¿Qué ventaja supone una buena gestión logística?

En el entorno empresarial, para conseguir tener éxito, todo se debe hacer muy bien. Además, siempre tendremos que lidiar con empresas de la competencia que intenten innovar y mejorar sus mecanismos de producción y servicio.

En este contexto, es necesario cuidar al máximo los puestos clave, los que no pueden fallar. La logística es uno de estos campos, un sector vital para la producción y el suministro de cualquier empresa, permitiendo trasladar a los clientes sus productos en el lugar y el momento precisos.

 

Logística empresarial: ¿de qué hablamos?

Supone controlar, planificar y ejecutar todas las acciones necesarias para la obtención, almacenamiento y transporte de materiales. En estas fases podemos encontrarnos la gestión de materias primas hasta productos finales para enviarlos al cliente final. Los objetivos que se pretenden cubrir con la gestión logística son dar el mejor y rápido servicio y que los costes sean los más bajos posibles. 

Como es obvio, lograr estas metas requiere de una planificación y un orden muy estricto, por ello son tan importantes los profesionales que sepan organizar correctamente todas las fases del proceso.

 

¿Cómo conseguir una buena gestión logística?

Seguimos con el argumento anterior: análisis y planificación. Estudiar las materias primas, los proveedores, las rutas de transporte, centros de producción, etc.

Los problemas que pueden surgir son muy numerosos, ya que se tienen que controlar muchos procesos, de ahí que las empresas pongan mucho esfuerzo en contratar a profesionales especializados en logística.

Las claves para comenzar a mejorar la logística empresarial son (según el portal especializado emprendepyme):

  • Cantidades correctas. Tanto en stock como, lógicamente, en el envío. Se ha de planificar y contar cuánto se tiene, de cuánto se dispone y qué falta para conseguir satisfacer las necesidades del cliente.
  • Producto óptimo. Es básico: tener el control de qué mandamos y dónde. La satisfacción del cliente marcará el éxito o el fracaso del plan.
  • Las condiciones. Otro punto vital: tener cuidado con el almacenamiento, transporte, embalaje y la documentación adjunta al pedido.
  • Lugar de almacenamiento. No hay margen de error porque compromete el tiempo de envío. Todos los productos han de estar controlados para mejorar la eficiencia de búsqueda y detectar cualquier producto que se necesite.
  • Tiempo correcto. Los plazos están para cumplirlos porque de ello depende nuestro trabajo y también la planificación del cliente final. Los retrasos siempre repercuten negativamente en la empresa.
  • El cliente. No hay que perder el tiempo buscando clientes, sino que saber a qué público vamos dirigidos y montar la estrategia logística en base a esto.
  • Reducir costes. Por supuesto es uno de los factores determinantes. Los profesionales tienen que saber buscar soluciones y planes para ofrecer el mismo servicio pero reduciendo costes.

 

La formación: clave

Como hemos venido señalando a lo largo del artículo, la logística es fundamental en las empresas de servicios, ya que de ella dependerá el éxito o fracaso de la organización. Por tanto, estas continuamente demandan profesionales correctamente formados para cubrir estos puestos de responsabilidad.

Conocer todos los procesos que intervienen en logística y administrarlos correctamente es lo que supondrá la diferencia entre la competencia y nuestra empresa. Siempre habrá problemas y variables que sea difícil controlar, pero el éxito reside en el orden y la excelencia. Esa es la fórmula para llegar a ser imprescindibles.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*